domingo, 1 de marzo de 2009

Límites

Hablaba hoy con un amigo sobre las fronteras que establecemos en las relaciones: él sostenía que le gustaba flirtear pero sin ir a más y yo le decía que siempre que no hubiese un juego exagerado, estupendo, pero que como flirtear a veces implicaba que no se conoce a la persona "flirteada" igual acababa siendo una ruleta rusa emocional para ella. Decía que quizás lo mejor era no pensar y no dudo de que pueda tener razón, pero no compartía mucho sus argumentos; a veces, cuando se conoce a una persona jugar y rebasar los límites es el motivo de que muchas personas sufran en silencio amores ocultos y desgraciados. No me entendió, pero no importa. Sé de lo que hablo. Flirtear para mí no es un juego posible en algunas relaciones.


3 comentarios:

Caótica dijo...

Pues yo creo que el flirtreo es un juego sano.

HERA dijo...

Ciertamente comienza siendo un juego sano que puede convertirse en algo peligroso. Hay quien flirtea casi inconscientemente y hay quien sabe lo que pretende realmente...

CarlosMondri dijo...

Hola, soy Carlos, ex-Tiernos Mancebos. He leído tu comentario acerca de aquellos tiempos en los que ándabamos preparando nuestro primer disco. Te dejo mi correo por si quieres contactar conmigo: mondrilandia@hotmail.com